RAZONES PARA DEJAR DE FUMAR

RAZONES PARA DEJAR DE FUMAR
18 agosto, 2015

 RAZONES PARA DEJAR DE FUMAR

El consumo del tabaco es la causa de muerte más común que puede prevenirse. Aproximadamente la mitad de las personas que no dejan de fumar morirán a causa del cigarrillo o de problemas relacionados con el mismo. Dejar de fumar es importante para tu salud y te brindará beneficios. Poco después de dejar de fumar: tu sentido del olfato, sentido del gusto, la circulación sanguínea y la respiración mejoran; la presión arterial se normalizará. A largo plazo, renunciar al tabaco puede ayudarte a vivir más tiempo ya que el riesgo de padecer cáncer disminuye cada año que transcurras sin fumar.

Dejarlo no es fácil. Es posible que tenga efectos a corto plazo, como subir de peso, irritabilidad y ansiedad. Algunas personas deben hacer varios intentos antes de lograrlo. Existen muchas maneras para dejar de fumar, algunas personas dejan el hábito repentinamente. Otros aprovechan los beneficios de los manuales paso a paso, la orientación, los medicamentos o productos que ayudan a disminuir la adicción a la nicotina.

Dejar el tabaco es una misión dura, pero no imposible. La adicción y dependencia que genera la nicotina son difíciles de vencer, pero si se pone voluntad y se emplean algunos consejos útiles, tu misión de abandonar el cigarro puede ser mucho más simple de lo que creías, de tu empeño depende. Hemos reunido 12 consejos muy útiles para ayudar a dejar el tabaco y el hábito de recurrir sistemáticamente a los cigarrillos.

 

Aquí te menciono algunos

  1. La motivación es clave: piensa en los motivos para dejar de fumar. Mucho mejor aún si piensas en todos los beneficios que obtendrás al abandonar el cigarrillo por ejemplo: el cambio en tu salud y la de los que te rodean, la cantidad de dinero que ahorrarás y las cosas que podrás comprarte con ese dinero. Reflexiona profundamente sobre tu hábito.
  2. Cambia tus hábitos alimenticios: Si compensas tu dependencia del tabaco con una alimentación inteligente y equilibrada, minimizarás la dependencia del tabaco, evitarás así el riesgo de ganar peso asociado a dejar de fumar. Hay estudios que han demostrado que ciertos alimentos hacen mejor el sabor del cigarrillo, mientras que otros lo debilitan. Incorpora agua (mínimo bebe más de dos o tres litros de agua diaria. Te ayudará a eliminar toxinas y a sentirte mucho mejor), jugos, leche, frutas y vegetales. Evita el alcohol, el café y reduce la cantidad de carne que comes a diario.
  3. Mentalízate: Tomar conciencia para un cambio de actitud. Lo primero que debes hacer es cambiar una mentalidad que te lleva a un hábito que perjudica muy seriamente tu salud. Si deseas dejar el tabaco, debes tomar conciencia del daño que causa el fumar, esta aceptación servirá para fortalecer tu voluntad y prohíbete practicar “la cabeza de avestruz”, es decir, esconder la cabeza cada vez que escuchas los riesgos asociados al tabaco, al contrario, escucha, lee, sé una esponja al momento de conocer a detalle los males que te provoca el tabaco y el hábito de fumar. Una vez que te hayas informado bien, haz una lista con las razones a favor y en contra del tabaco y repásala diariamente, no te frustres. Si en tu primer intento por dejar de fumar no lo consigues, busca ayuda y vuelve a intentarlo, tranquilizarte, saca partido de los factores positivos que te harán abandonar el tabaco. Un tropezón no es caída.
  4. Fíjate metas. Aplica la reducción gradual en un tiempo corto: intentar dejar de fumar en varios plazos es una buena medida, que evitará que tengas un síndrome de abstinencia brusco y que hará que tu dependencia se vaya reduciendo poco a poco. Empieza a reducir gradualmente la cantidad de cigarrillos diarios que fumas, hasta que logres tu objetivo de dejar el tabaco. Pero recuerda, en un tiempo corto.
  5. Comparte tus problemas y debilidades: aprende a ser humano. Si tienes un hombro en que llorar puede ser más llevadero, platica con personas que comparten tus problemas y debilidades, quizás te pueda ser muy útil. Desahógate.
  6. Duerme bien: te ayudará a relajar y a recuperar la tensión que te producen las ganas de fumar. Si tienes problemas en conciliar el sueño procura caminar antes de dormir o a darte un baño caliente para que le disminuya la tensión y te relaje.
  7. Prepara un buen programa para ocupar tu tiempo: Tú conoces aquellas situaciones que te llevan a fumar más y aquellas en las que casi te olvidas del tabaco. Propicia actividades y situaciones en las que te olvides de tus cigarrillos, emprende un programa de actividades anti-tabaco, procura evitar aquellas situaciones que te incitan a fumar. Evita el estrés.
  8. Muévete y haz ejercicio. Trata de iniciar un programa de ejercicios acorde con tu edad y forma física, si no estás en buena forma trata de iniciar actividades sencillas como caminar o probar nuevas actividades físicas. Hágalo una o dos horas diarias. Te sentirás con más energía.
  9. No te hagas la víctima, genera pensamientos positivos. Dejar de fumar es un regalo para ti, tu cuerpo, tu familia y tus compañeros de trabajo. Intenta atraer tu mente con pensamientos positivos, se positivo.
  10. Aprende a superar el impulso de fumar: si ganas una lucha de 3 a 5 minutos cada vez que te da el “irreprimible” impulso de fumar, ganarás la batalla. Así que: toma conciencia, aprende a dominar ese impulso. Cada persona puede combatirlo de la manera que le sea más efectiva. Si estás en buena forma física, haz 30 flexiones (sentadillas) o date una ducha. Ayúdate contra los impulsos que te empujan a fumar.
  11. Sé paciente: los primeros días son los más difíciles. Cada día que pases sin fumar piensa que estás ganando una batalla importante. Ponte como meta firme e irrenunciable dejar de fumar los primeros siete días, verás cómo tras unos momentos difíciles iniciales, resultará más fácil conforme avance el tiempo.
  12. Aprende a relajarte: hay sencillos métodos para la relajación y la respiración, si los aprendes y los perfeccionas, será muy útiles para ayudarte a dejar de fumar, superar impulsos, etc.

 

Consulta a tu médico si optas por tomar algún medicamento para ayudarte a dejar de fumar. No utilices fármacos que no se hayan conseguido a través de tratamientos garantizados y autorizados por un médico.

Date la oportunidad de tener una MEJOR CALIDAD DE VIDA.

 

Dra. Sonia Silvia Rodríguez Solórzano

Medicina Respiratoria Integral

Terapista Respiratorio Certificado

Técnico en Urgencias Médicas I

 

Posted in ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA, Tabaquismo by Medicina Respiratoria

Leave a Comment